top of page

Tres condenados por secuestro del colectivero Juan González, cuyo cuerpo aún no aparece

El trabajador fue abordado por sus asesinos el 13 de enero de 2022 en el Reloj de Flores de Viña del Mar. "Era un hombre de familia", dijo la Fiscalía tras el veredicto; "podría haberle pasado a cualquier otro taxista o conductor de aplicación", señaló el abogado querellante en representación de los deudos.


El Tribunal Oral en lo Penal de Viña del Mar dictó este lunes veredicto condenatorio, por delito de secuestro calificado con resultado de muerte, en contra de Daniel Silva Huerta, Óscar Cantillano y un adolescente de iniciales F.A.S.O., quienes fueron juzgados por la desaparición del colectivero Juan Javier González Farfán, ocurrida en enero de 2022 en Viña del Mar.

Según quedó establecido judicialmente, la noche del 13 de enero del año pasado la víctima fue abordada en el Reloj de Flores por los imputados, quienes le solicitaron una carrera hasta la calle El Crisol de Playa Ancha, donde lo retuvieron en un domicilio y lo sometieron a intimidación con un arma tipo fusil.

Si bien el motivo del crimen no consta en el veredicto, actores de la causa creen que obedeció a que, en su lugar de cautiverio, Juan González fue testigo de otros delitos, entre ellos un homicidio que es parte de otra investigación.

"Según este juicio, Juan González es un hombre que se dedicaba a ejercer su taxi colectivo, un hombre de familia... No hay antecedentes que lo vinculen a ellos (los condenados) con conocimiento previo", dijo la fiscal Vivian Quiñones.

"Ese día fue (víctima) González, pero podría haber(lo) sido perfectamente cualquier otro conductor de taxi colectivo, de aplicación... Juan González fue abordado por quien no lo tenía que abordar, pero podría haberle pasado a cualquier conductor aquella noche del 13 de enero del 2022", dijo el abogado de la familia, Cristian Canifrou. TESTIGOS PROTEGIDOS La persecutora Quiñones apuntó que "fue relevante en este caso toda la información que nace de los teléfonos celulares tanto de la víctima como de los imputados, que contenían mucha información que el tribunal valoró" para arribar a la convicción de lo sucedido, pese a que aún no se ha encontrado el cuerpo del trabajador. El crimen se acreditó mediante otras pruebas, como testimonios que dan cuenta de la violencia ejercida en su contra, que dejó rastros de sangre en su auto y en cerros de Reñaca, donde la PDI demostró que estuvo su cuerpo. Según se determinó, los asesinos trasladaron el cadáver en su mismo taxi antes de hacerlo desaparecer y abandonar el vehículo. En la condena tuvieron "un rol fundamental" los testimonios, coincidió Canifrou: "Uno de los testigos protegidos se situó en el lugar, fue testigo presencial de ciertos hechos que ocurrieron el día 13 y 14 de enero, estuvo en el lugar de los hechos, escuchó de manera personal, pudo percibir cada una de las situaciones de las que dio cuenta en el juicio oral. Su relato tomó tal importancia que finalmente se tiene acreditada la muerte de Juan González por motivo de este secuestro", explicó. "PACTO DE SILENCIO" DE LOS CULPABLES Los criminales decidieron no declarar en el juicio ni aportar antecedentes sobre el paradero de los restos de la víctima. "Hasta el final existió la esperanza, por parte de todos, de que pudieran romper este pacto de silencio y aportaran antecedentes concretos de dónde se encuentra el cuerpo de Juan al día de hoy, pero esto no sucedió y mantienen el pacto de silencio... Veremos si después de esta sentencia tendremos algún resultado, alguna luz que nos dé la señal, que nos dé con el cuerpo de Juan", agregó el abogado Canifrou. "Cualquier información de terceros que puedan saber dónde está hermano, les pido por favor que nos digan dónde está", clamó en la misma línea su hermana, Elizabel. "Ya ha sido demasiado sufrimiento a la familia; hay un niñito de cuatro años que no sabe dónde está su padre... También mis padres necesitan saber dónde está su hijo, y nosotros terminar con esta angustia y sufrimiento que lleva mucho tiempo. Si alguien sabe dónde se encuentra mi hermano, por favor díganos dónde está", rogó la familiar. Culminada la lectura del veredicto, la Fiscalía reiteró su solicitud de penas de presidio perpetuo calificado para Cantillano, quien habría liderado el crimen; presidio perpetuo simple para Silva Huerta, y 10 años de internación para el adolescente. La lectura de la sentencia se realizará el viernes 5 de mayo.

1 visualización0 comentarios

Comentarios


bottom of page