top of page

Prisión preventiva para tres de los imputados por crimen de carabinera en Quilpué

Miguel Acevedo Tauda, Luis Martínez-Conde Riesco y Elizabeth Soto Soto, deberán estar tras las rejas por ser considerados un peligro para la sociedad.

Los otros tres involucrados regresarán a la cárcel, dado que deben cumplir penas pendientes por fugarse en 2021.

En prisión preventiva quedaron este miércoles tres de los imputados por su presunta participación en el asesinato de la carabinera Rita Olivares, ocurrido el pasado domingo en la comuna de Quilpué, Región de Valparaíso.

El Juzgado de Garantía de Quilpué determinó esta medida cautelar contra Miguel Acevedo Tauda, Luis Martínez-Conde Riesco y Elizabeth Soto Soto -sindicada como encubridora- debido a que los delitos que se les acusa son de "máxima gravedad" y son considerados un peligro para la sociedad.

"El Tribunal entiende que hay aquí el más alto peligro para la seguridad de la sociedad que puede existir, porque finalmente no solo provoca un impacto, sin duda a la familia de esa persona víctima del homicidio, a todo su entorno y sus cercanos, sino que también a la institución de Carabineros, que tiene como objeto principal el resguardo de la seguridad pública", determinó la jueza Paula Millon Lorens.

También advirtió que "no existe mayor temor en la población y que finalmente conlleva el peligro para la seguridad de la sociedad, una acción desplegada de esta naturaleza, porque qué sensación de seguridad podría tener una persona civil que no porta armas, que no tiene ningún tipo de adecuación o de entrenamiento para repeler un ataque, frente a lo que personas que ejercen esta actividad y finalmente provocan la muerte de una funcionaria policial".

"Conforme a ello, se entiende que el daño, por cierto irreparable y permanente para la familia de esa funcionaria policial, probablemente también de muy difícil reparación para los otros funcionarios que participaron en este procedimiento, para toda la institución de Carabineros, también es aún mayor para la ciudadanía completa, porque nos coloca en esta situación de vulnerabilidad donde ni siquiera los funcionarios policiales permiten tener una sensación de seguridad que alcance a todo el resto de los ciudadanos", cerró.

Soto Soto cumplirá su medida cautelar en el Complejo Penitenciario de Valparaíso, Martínez-Conde Riesco lo hará en la Unidad Especializada de Alta Seguridad de Rancagua y Acevedo Tauda seguirá cumpliendo en Santiago, aunque su defensa solicitó su traslado hasta Valparaíso. Esa decisión deberá ser tomada por Gendarmería.

En tanto, los otros tres involucrados en el delito, Edward Fuenzalida Leiva, Maximiliano Fuenzalida Leiva y Matías Peralta Parra, regresaron a la cárcel para cumplir penas pendientes -aún de larga duración- tras fugarse en 2021.

A estos tres sujetos, además, se les sumarán sanciones por quebrantamiento.

Para este caso se dieron cinco meses de investigación, dado la gran cantidad de delitos que se les imputan. DELITOS INVESTIGADOS

La audiencia en el Juzgado de Garantía de Quilpué comenzó con el control de detención de los tres detenidos en la jornada del martes recién pasado por la Policía de Investigaciones, quienes son dos sospechosos de participar del hecho y una mujer, pareja de uno de ellos, detenida por encubridora, debido a que los albergó a sabiendas del delito.

La fiscal jefe de Quilpué, Mónica Arancibia, formalizó a cinco de los sospechosos por los delitos de asociación ilícita, robo con intimidación y violencia, homicidio consumado de la suboficial mayor Rita Olivares, homicidio frustrado en contra de tres funcionarios de Carabineros que se encontraban con la carabinera y porte de arma de fuego.

Además, se detalló que en el domicilio donde se detuvo a los últimos tres involucrados se incautaron dos pistolas, una argentina ingresada irregularmente al país, drogas, especies -presuntamente- asociada a los ilícitos, y dinero en efectivo de distintos países, por lo que se les imputó tráfico de drogas, porte de armas y tenencia de arma de fuego prohibida.

La jueza acreditó todas las imputaciones contra estos sujetos menos el porte de arma de fuego, dado que aún no es posible establecer que armas fueron las utilizadas para cometer este delito.

DELINCUENTES REALIZARON ROBO A VIVIENDA PREVIO AL CRIMEN

La fiscal Mónica Arancibia precisó en la audiencia que los hermanos Edward y Maximiliano Fuenzalida y Matías Peralta, tras fugarse de la Cárcel de Valparaíso, se reunieron con Miguel Acevedo y Luis Martínez, para cometer una serie de robos a domicilios, donde estas cinco personas se distribuían las funciones.

Según explicó la fiscal, los sujetos estudiaban las casas con fotos, vídeos, e incluso utilizando drones para saber si había perros.

El 26 de marzo, el grupo llegó hasta el sector del Belloto Sur e ingresó al domicilio escalando el cierre perimetral y dentro del lugar encañonó a la familia, preguntando por drogas y dinero. Finalmente robaron plata en efectivo y joyas, avaluado todo en 7 millones de pesos.

Una vecina se percató de lo que estaba sucediendo y avisó a Carabineros.

Tras esto, Arancibia relató que los delincuentes "tratan de huir en el vehículo que los esperaba con su conductor, procediendo de inmediato a efectuar disparos con ánimo de matar en contra del personal policial, que llegaba en la radiopatrulla y les impedía el paso".

"La suboficial mayor Rita Andrea Olivares Raio, una vez que el vehículo policial había quedado detenido, y el de los imputados quedó en el lado derecho de la radiopatrulla, procedió a abrir la puerta para tratar de bajar, recibiendo de manera inmediata un disparo en la cabeza en la región parietal derecha, causándole laceraciones cerebrales por proyectil de arma de fuego, que por la gravedad de sus lesiones fue trasladada al Hospital de Quilpué, lugar donde falleció", concluyó.

AÚN NO SE CONOCE EN DETALLE QUIEN DISPARÓ

Además, la persecutora entregó el detalle de lo relatado por Luis Martínez-Conde Riesco, quien acusó a Maximiliano Fuenzalida Leiva de realizar el disparo contra la carabinera y que él no portaba armas al momento del delito.

"Quiero hacer presente que cuando íbamos en huida con el Matías Peralta y el Maximiliano éste me señaló: 'me tercié de frente con la paca que se bajó del copiloto de la patrullera de los pacos y le tuve que disparar', agregando que si llegaba a ser detenido él daría la cara y apechugaría por haberle disparado la carabinera, luego de esto se puso a vomitar de los puros nervios", puntualizó Martínez-Conde según la fiscal.

Para complementar, Arancibia entregó el relato que dio uno de los carabineros que acompañaba a la funcionaria fallecida: "Me parapeté en el costado lateral izquierdo de mi vehículo, momento en el cual comencé a disparar en contra de estas personas, los delincuentes huyen del lugar y dejan el vehículo abandonado", señaló.

"Me fui inmediatamente a ver a mi sargento segundo Olivares, observando que se encontraba en el asiento del copiloto con un impacto balístico en su rostro, con lo cual inmediatamente solicitamos en forma urgente una ambulancia, por cuanto se encontraba herida y me quedé a su costado esperando que llegue la ambulancia. Desde el momento en que la vi no tenía ningún tipo de reacción, por lo cual inferí que los primeros disparos que se realizaron los sujetos mientras nos encontramos transitando por calle Ramón Ángel Jara, fueron los que le dieron muerte, ya que ella no tuvo tiempo de reaccionar al ataque de estas personas", indicó el funcionario policial en sus dichos.

De todas maneras, esto deberá ser corroborado durante la investigación, ya que aún no puede confirmar el autor de los disparos.



3 visualizaciones0 comentarios

Σχόλια


bottom of page