top of page

Linaza: ideal para la presión arterial, el colesterol y el azúcar en sangre

Esta semilla ha sido consumida durante siglos y ha mostrado sus cualidades que ayudan al bienestar.

Atrás quedaron las dietas que prometían resultados “milagrosos” para dar paso a una alimentación consciente basada en hábitos saludables. Su objetivo es priorizar el consumo de productos variados y naturales, que sean lo menos industrializados posible y que aporten los nutrientes esenciales para potenciar el correcto funcionamiento del organismo. Por ello, el punto de partida consistió en retomar algunos hábitos ancestrales. Lejos de elaborar platos sofisticados, las poblaciones consumían lo que cosechaban y producían de forma orgánica. De esta manera, como la comida era natural, es decir, sin aditivos ni conservantes, tenían una calidad de vida óptima ya que no corrían el riesgo de padecer enfermedades crónicas tales como la diabetes o la hipertensión. En ese entonces los alimentos eran elaborados a base de semillas que forman parte de los granos integrales y que hoy resurgieron gracias a sus múltiples nutrientes y a su versatilidad para cocinar. Precisamente por esto son cada vez más las cocinas de todo el mundo que las adoptan y las incluyen como parte de sus platos: fríos, calientes, dulces y salados, incluso en bebidas. Y entre todas ellas, la linaza es una de las que más se destaca. De la zona de la Mesopotamia, su origen data de la Edad de Piedra, cuando el hombre empezó a elaborar herramientas. Pero se estima que fue el emperador Carlomagno quien introdujo esta semilla en Europa para usos culinarios y medicinales. Luego, durante la época de la colonización de América, desembarcó en los Estados Unidos y Canadá, países que actualmente se destacan dentro de los principales productores junto a China, Egipto y la India.


Aliada para la salud

Un informe de la Universidad de Harvard, publicado en la revista Harvard Health Publishing, reveló que el consumo de granos integrales –entre ellos la linaza– aporta grandes beneficios para la salud. Destacó que reduce la presión arterial, el azúcar y el colesterol en sangre, como también la inflamación crónica. Por su parte, Yael Hasbani, health coach certificada en Salud y Nutrición Holística, agrega que las semillas de linaza son ideales para combatir el estreñimiento intestinal y proteger la salud digestiva. Según relata, ello se debe a la cantidad de fibra que contiene: “Un componente que regula el tránsito intestinal y que reduce la absorción de azúcares y grasas. Combate el colesterol malo (LDL) evitando que las arterias se tapen y protegiendo al corazón de posibles patologías”, explica Hasbani. Para la licenciada en Nutrición, Estefanía Beltrami, la linaza también es fuente de carbohidratos, proteínas, omega 3, 6 y 9, antioxidantes que previenen el deterioro de las células, vitaminas del grupo B y minerales (calcio, hierro, potasio y magnesio). Ahora bien, gracias a todos estos aportes, en el informe de la Universidad de Harvard se mencionan investigaciones que encontraron que las personas que consumían una mayor cantidad de granos integrales, es decir, al menos una porción diaria, tenían un 9 % menos de chances de contraer una enfermedad cardíaca.

¿Cómo consumirla?

Beltrami comenta que la fibra viene de dos maneras: “La insoluble, que se encuentra en la cáscara y que se resiste a la digestión, y la soluble, que es el interior de la semilla”. Por ello, no se suelen consumir en su formato original. Por el contrario, hay que intervenirlas para incorporar los nutrientes de manera efectiva y aprovechar sus ventajas. Hasbani cuenta que por un lado se las muele hasta que se forma un polvo. Una vez listo, la especialista señala que se lo puede incorporar a todo tipo de comidas, por ejemplo, a yogures, ensaladas o salteados, como también a preparaciones, ya sea panes, tortas o cualquier tipo de masas. En estos casos, “lo ideal es que cada uno las muela al momento de usarlas; de lo contrario, si quedan a la intemperie, expuestas al aire, se oxidan”, detalla la health coach. Y en cuanto a la cantidad recomendada, sugiere que sea de una cucharada diaria, que equivale a siete gramos de linaza y aporta dos gramos de fibra. Otra opción es hidratarlas. Al respecto, Beltrami comenta que la idea es formar un gel, conocido técnicamente como mucílago. “En estos casos se lo puede usar como pudín o ingrediente para cocinar”, dice la nutricionista. En un recipiente se coloca una cucharada de linaza y dos de agua y se lo deja reposar durante 20 minutos aproximadamente. En esta línea, Hasbani comenta que los veganos reemplazan con esta pasta al huevo. Por su parte, Hasbani suma que este alimento es altamente recomendado para aquellos que padecen niveles altos de glucemia y colesterol debido al aporte de grasas insaturadas que se encargan de absorber el azúcar y las grasas saturadas. De todas maneras resalta que para ver realmente los beneficios, “lo mejor es siempre mantener una alimentación balanceada y variada, porque no existen las semillas mágicas”, reflexiona.


No obstante, las especialistas consultadas hacen hincapié en que más allá del estilo de vida que se tenga, una cucharada de linaza por día es una ayuda o complemento natural para mejorar el bienestar y la calidad de vida.



3 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page