top of page

Gobernador talibán fue asesinado en su oficina por un hombre-bomba

Mohammad Dawood Muzammil era una de las personas más cercanas al líder supremo de Afganistán.

El ataque suicida, que no ha sido reivindicado por ningún grupo armado, acabó con la vida de otras dos personas.

Un atacante suicida estuvo detrás del atentado que provocó hoy la muerte de un gobernador de los talibanes y de otras dos personas en el norte de Afganistán, que tuvo lugar durante una reunión de trabajo del alto funcionario fundamentalista. "La explosión se debió a un terrorista suicida que detonó el explosivo que llevaba adherido a su cuerpo, y que mató a tres personas, incluido el gobernador, e hirió a otras cinco", dijo a EFE Mohammad Asif Waziri, portavoz de la Policía de la región septentrional de Blakh, donde sucedió el atentado. El ataque, que no ha sido reivindicado por ningún grupo armado, acabó con la vida del gobernador de los talibanes en esta región, Mohammad Dawood Muzammil, mientras mantenía una reunión administrativa del Gobierno de Balkh. Muzammil, que anteriomente fue gobernador de la provincia oriental de Nangarhar, es el funcionario talibán de mayor rango que pierde la vida en un atentado desde la llegada de los talibanes al poder, en agosto de 2021. Originario de la provincia meridiolnal de Kandahar, Muzammil era una de las personas más cercanas al líder supremo talibán, el mulá Hibatullah Akhundzada, y había sido designado hace ocho meses como gobernador de Balkh tras haber ejercido como viceministro del Interior. Después de su traslado a la región norteña, la situación de seguridad comenzó a mejorar de acuerdo con algunos habitantes. Sin embargo, las escuelas de secundaria de niñas en la provincia, unas de las pocas que permanecieron abiertas brevemente pese al veto impuesto por los talibanes en todo el país, cerraron tras su llegada. Aunque los talibanes tienen el control total de Afganistán desde hace varios meses, su gobierno, sin acceso a las reservas o a la banca internacional, ha tenido recursos limitados para echar a andar el país. La garantía de la seguridad y el control del yihadismo fue una de las grandes reivindicaciones de los fundamentalistas en los territorios bajo su control durante la guerra con el gobierno depuesto y las fuerzas internacionales. Pero desde su llegada al poder, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha multiplicado sus ataques, teniendo entre sus principales objetivos a los propios talibanes y sus líderes.


3 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page