top of page

Consultas de urgencia por lesiones autoinfligidas en adolescentes se triplicaron en los últimos seis




Las consultas de urgencia por lesiones autoinfligidas en adolescentes se han triplicado en los últimos seis años, pasando de 2.595 en 2017 a poco más de 8.000 registradas el año pasado, incrementándose este tipo de atenciones en un 210,5% en dicho periodo de tiempo.

Desde el 2017 a la fecha, el total de atenciones de urgencia asociadas a lesiones autoinfligidas en este segmento etario ha ido en aumento y, según las cifras por sexo, las mujeres acumulan el 75,8% de los casos, con más de 6.000, quienes triplican las cifras de hace seis años atrás, según consignó El Mercurio.

Además, el número de atenciones del programa de salud mental en adolescentes llegó en 2022 a 1,3 millones, la cifra más alta en seis años: en 2017 alcanzaba los 915 mil, para saltar a un millón en 2018 y 2019, y bajar a 552 mil y 947 mil en 2020 y 2021, respectivamente.

El académico de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central y exsubsecretario de Salud Pública, Patricio Silva, explicó que "hay que distinguir las lesiones autoinflingidas de las lesiones con intención de suicidio, porque las autoinfligidas tienen por propósito hacer un llamado de atención, pero no necesariamente llegar al suicidio. Por lo tanto, tienen una característica: son repetitivas".

Además, aseguró que esta situación "es más frecuente en mujeres que en hombres. Eso siempre ha sido así y se mantiene esa tendencia", y puntualizó que "estos niños deber ser evaluados por psiquiatras infantiles, que son quienes tienen las herramientas para evaluar si hay algo más, porque la pregunta que uno se hace es si estas lesiones autoinfligidas puedan ser signos de que la persona pueda llegar al suicidio si no tiene el apoyo adecuado".

SITUACIÓN SE AGRAVÓ CON LA PANDEMIA

"Es una tendencia que se viene viendo desde antes de la pandemia, aunque se aceleró el alza con la crisis sanitaria. Ha sido claro y notorio en los servicios de urgencia de recintos que atienden adolescentes", indicó al matutino Jaime Burrows, académico de la U. Diego Portales, pediatra y también exsubsecretario de Salud Pública.

Por su parte, el docente del Departamento de Psicología de la Universidad de Magallanes, Eduardo Pino, ahondó que uno de los factores que podría relacionarse con el aumento de las lesiones autoinfligidas en los menores es el "menor nivel de tolerancia a la frustración, respecto de generaciones anteriores. La inmediatez de nuestro entorno, principalmente avalado por el avance tecnológico, hace que las nuevas generaciones necesiten tener rápido y fácil".

Mientras que otro aspecto es la "paradoja de la comunicación, pues entre más medios virtuales existen, menos se observa la práctica de la comunicación genuina, tanto con los padres como con sus pares en muchas ocasiones, lo que ocasiona sentimientos profundos de soledad".

1 visualización0 comentarios

Comentários


bottom of page